Compartir

jueves, 16 de enero de 2014

¡Edición de cumpleaños! Mejor sentir que pensar para un mejor dormir

¿Qué acostumbras a hacer cuando algo te agobia? ¿Llorar, pensar en lo bueno, pensar en lo malo, pensar en por qué se piensa lo que se piensa, gritar, escribir…? Todas esas son estrategias para regular una emoción negativa. Ahora, ¿qué pasaría si eso que nos agobia pasa justo antes de dormir? Exacto. Quizás no durmamos porque mientras esa idea nos da vueltas la cabeza, probablemente nosotros demos vueltas en la cama. En fin. El punto es que investigadores belgas quisieron averiguar cuántas vueltas nos hacía dar en la cama haber salido mal en un test de inteligencia que predecía el éxito profesional futuro…no, mentiras. Lo cierto es que Marie Vandekerckhove, Jenny Kestemont, Rolf Weiss, Chris Schotte, Vasilis Exadaktylos, Bart Haex, Johan Verbraecken y James J. Gross investigaron si había diferencias entre dos tipos de estrategias para manejar o regular una emoción negativa, la estrategia experiencial (o vivencial) y la estrategia analítica, en el sueño. En 2012 publicaron en Emotion la respuesta, la cual trata de proponer una manera de romper la conexión entre los eventos negativos y los problemas en el sueño. Veamos.

Insomnio. Fuente: http://1.bp.blogspot.com/


Introducción
Vandekerckhove et al. comienzan su artículo expresando que aún permanece sin esclarecer cómo los eventos emocionales que suceden durante el día afectan a la fisiología del sueño en sus diferentes estadios. Examinar los factores que pueden influir sobre los efectos de la emoción en los parámetros de sueño puede ayudar a responder esta pregunta. Un factor candidato es la manera específica (individual) de procesar emocionalmente los eventos estresantes del día o "estrategias de regulación de la emoción". Los investigadores piensan que al explorar el papel de estos factores se podrá entender después qué mecanismos subyacen al desarrollo y mantenimiento de, por ejemplo, trastornos del sueño en la gente que experimenta eventos vitales emocionales.

Regulación de la emoción
La regulación de la emoción se refiere a los procesos usados para influir sobre la experiencia emocional y la expresión emocional (Gross, 1999).

Regulación de la emoción experiencial versus analítica
Experiencial. Cuando se mira de cerca el constructo de "estrategia enfocada en la emoción" se entiende que puede haber una "aproximación emocional baja", con la cual se trata de evitar la experiencia emocional (p. ej. a través de distanciamiento, minimización o evitación), en oposición a una "alta experiencia emocional" que implica el esfuerzo para hacerle frente, identificar y expresar la experiencia emocional que rodea directamente a los estresores en vez de evitarlos (Stanton et al., 2002). 

De hecho, aproximaciones funcionales recientes en Psicología enfatizan una estrategia de regulación de la emoción más experiencial o "aproximación experiencial" como un componente esencial de un procesamiento emocional exitoso, que resulta en la reducción de ánimo negativo o síntomas depresivos (Hunt, 1998; Moberly & Watkins, 2006; Greenberg & Vandekerckhove, 2008; Stanton, Kirk, Cameron, & Danoff-Burg, 2000; Watkins & Teasdale, 2004). 

Una aproximación experiencial refleja representaciones mentales concretas y de bajo nivel y la expresión posible de la experiencia afectiva en un modo abierto no evaluativo (Watkins, Moberly, & Moulds, 2008). La conciencia y la expresión de material afectivo auto-relacionado, cuando está acompañado de significado experiencial debería ser más efectivo en facilitar la recuperación emocional que una aproximación más evaluativa cognitivo analítica. 

Analítica. Una aproximación cognitivo-analítica implica un foco en el pensamiento analítico cognitivo acerca de las causas, significados y consecuencias de una situación, la cual puede remover a la persona de la experiencia directa sostenida. Mientras esta aproximación a los eventos vitales implica un modo de procesamiento que también puede encontrarse en la rumiación depresiva que facilita el ánimo depresivo, se ha encontrado que un modo de procesamiento experiencial reduce las auto-evaluaciones globales negativas y mejora la resolución de problemas sociales (Watkins & Moulds, 2005).

Objetivo
Los investigadores se propusieron inducir estrategias experienciales versus cognitivo-analíticas de regulación de la emoción a través de la instrucción. Adicionalmente, se propusieron examinar si estas dos formas divergentes de regulación de la emoción moderan de manera diferente el vínculo entre una experiencia dolorosa de fracaso y el sueño consiguiente. De estas dos estrategias de regulación de la emoción, el primer modo inducido de regulación de la emoción es una estrategia "cognitivo analítica" o "aproximación analítica", enfocándose en la evaluación de causas, significados, consecuencias de alto nivel e implicaciones para el sí mismo, a la vez que se enfocan en pensamiento cognitivo en vez de atender a sentimientos relacionados. La segunda aproximación inducida será una estrategia de regulación de la emoción "experiencial" o "aproximación experiencial", la cual se enfoca en los detalles momento a momento de la experiencia emocional en el nivel más bajo, específico, contextual y concreto en una forma no evaluativa (Moberly & Watkins, 2006; Stanton et al., 2000).

Método
28 participantes sanos (15 hombres y 13 mujeres) de edad promedio 22,43 años. A los participantes se les seleccionó, aplicándoles primero la MINI (Mini entrevista internacional neuropsiquiátrica) para excluir problemas psicológicos y psiquiátricos. Para seleccionar moderados a buenos dormidores se usó el Índice de Calidad del Sueño de Pittsburgh (PSQI por sus siglas en inglés). Antes del estudio, también, a los participantes se les pidió llevar un diario de sueño por 2 semanas, para chequear horarios irregulares de sueño-vigilia y se les pidió mantener sus patrones normales de sueño-vigilia dos semanas antes del experimento.

A los participantes se les programaron tres noches con 8 horas de tiempo en cama. La primera noche incluyó un estudio diagnóstico de sueño para descartar cualquier trastorno de sueño y para adaptar a los participantes a los procedimientos de laboratorio. Después se dio una noche de sueño como base y otra noche como la noche experimental.

La noche experimental consistió en una inducción de fracaso, después de la cual la mitad de los sujetos fueron entrenados en el uso de una aproximación experiencial y la otra mitad en el uso de la aproximación analítica cognitiva. De los 28 participantes, 13 fueron mujeres (seis en la condición experiencial, siete en la condición analítica) y 15 fueron hombres (8 en la condición experiencial, 7 en la condición analítica).

Durante la noche experimental se evaluó la influencia de la emoción negativa real a través del PANAS (Positive and Negative Affect Scale, Watson et al., 1988). La inducción de fracaso consistió en una retroalimentación de fracaso en respuesta a diferentes tareas cognitivas que fueron presentadas como un test de inteligencia. En pruebas piloto previas, los investigadores adaptaron el nivel de dificultad hasta que todos los participantes tuvieran el puntaje entre 0 y 3, cuando el puntaje máximo del test estaba entre 9 y 11. 

Procedimiento
Con los electrodos en su cabeza, los participantes tuvieron que observar una película emocionalmente neutra de 5 minutos de duración, la cual sirvió como una condición de base. Después de calificar su experiencia emocional con el PANAS, el experimentador entraba al salón para presentar el procedimiento del "test de inteligencia": el experimentador informaba al participante de que él estaba participando en un nuevo test cognitivo que reflejaba su nivel de inteligencia y que predecía el logro profesional futuro. Entre las diferentes tareas, el experimentador entraba al salón varias veces haciendo comentarios en una manera y voz irritada y aburrida. Los participantes después llenaron el PANAS para evaluar su experiencia emocional y después se les instruyó aplicar una estrategia particular de regulación de la emoción ("analítica" vs. "experiencial").

El experimentador luego entraba para presentar la aplicación de la regulación de la emoción ("momento 1 de la regulación de la emoción"): "Podemos ver, en sus datos fisiológicos, que usted está muy estresado. Varios artefactos son visibles. Debido a que queremos que usted tenga una buena noche, nos gustaría que usted escribiera acerca de: 

(1) 'Su experiencia emocional, el sentimiento que usted obtiene de las tareas y la ejecución relacionada; dejar que la situación trabaje en usted emocionalmente y darse cuenta de sus sensaciones corporales y tratar de quedarse con este sentimiento' (condición experiencial), o 
(2) 'Sus pensamientos acerca de su desempeño y que los analice objetivamente; analizar las causas y los significados de eso. ¿Cuáles son los principales elementos en eso? ¿Cuáles pueden ser las consecuencias e implicaciones de su desempeño? Enfóquese en sus pensamientos en lugar de atender a sus sentimientos' (condición analítica)". 

Después de la escritura, a los participantes se les pidió llenar el PANAS nuevamente. Justo antes de irse a dormir, a los participantes se les pidió hacer el mismo ejercicio por una segunda vez ("momento 2 de regulación de la emoción"). Después de su despertar en la mañana a las 7 a.m., el estado de ánimo y las intrusiones fueron nuevamente evaluadas.

El sueño se midió a través de una polisomnografía.

Resultados
  • Latencia de inicio de sueño: Latencia de inicio de sueño ligeramente más larga para hombres en la condición experiencial, para mujeres, y cuando la noche experimental se hizo en la tercera noche comparada con cuando se hizo en la segunda noche.
  • Porcentaje de tiempo despierto: Los participantes en la condición experiencial pasaron menor porcentaje del tiempo en cama despiertos en comparación con los de la condición analítica.
  • Despertar después del inicio del sueño: Se encontró que los participantes en la condición experiencial estuvieron marginalmente significativamente menos despiertos después del inicio del sueño en comparación con participantes en la condición analítica.
  • Despertares: Se encontraron diferencias significativas entre ambas condiciones de regulación de la emoción, en número de despertares, con menos despertares en participantes en la condición experiencial en comparación con aquellos en la condición analítica.
  • Tiempo total de sueño: Los participantes en la condición experiencial tuvieron mayor tiempo total de sueño que los participantes en la condición analítica.
  • Eficiencia de sueño: Se encontró mayor eficiencia de sueño en participantes en la condición experiencial, comparados con los participantes en la condición analítica.

Discusión
Según Vandekerckhove et al., nuestras respuestas emocionales a un evento estresante pueden dejarnos con un sentimiento de dolor no resuelto que puede afectar tanto la estructura como la calidad del sueño (Germain et al., 2003; Vandekerckhove & Cluydts, 2010). Una incidencia incrementada de eventos vitales estresantes emocionales puede ser un factor precipitante de patología de sueño, como el insomnio. 

El presente estudio confirmó los efectos fragmentadores (en el sueño) de la emoción negativa (Vandekerckhove et al., 2011). En el nivel de la fisiología del sueño, de acuerdo con el empeoramiento del ánimo, se observó un claro impacto de la experiencia de fracaso en el incremento en la latencia de inicio de sueño, los despertares después del inicio de sueño, el tiempo total despierto, el número de despertares, así como el número de despertares de sueño MOR. También se observó una disminución en la eficiencia del sueño, tiempo total de sueño, porcentaje de sueño MOR y sueño de ondas lentas. Por tanto, los investigadores encontraron que la regulación de la emoción influye en la recuperación de un evento emocional negativo.

Según los autores, este estudio confirma la hipótesis a favor de una aproximación experiencial comparada con una aproximación analítica cognitiva en la recuperación de efectos emocionales adversos que experimentaron los sujetos después de un evento de fracaso (auto-definitorio negativo). Los participantes que aplicaron una aproximación experiencial se sintieron significativamente con menos estrés, menos hostiles y menos irritables que los participantes que aplicaron la aproximación analítica. 

En el nivel de la fisiología del sueño, los participantes que aplicaron una aproximación experiencial también mostraron una latencia de inicio del sueño ligeramente más larga que puede posiblemente reflejar que ellos estaban regulando sus emociones todavía, pero una vez dormidos mostraron menos despertares, menor porcentaje de tiempo despierto y menos tiempo despiertos después del inicio del sueño, y, como consecuencia, un tiempo total de sueño más largo y una eficiencia de sueño mayor que lo participantes a quienes se les instruyó aplicar una aproximación analítica. Estos resultados indican que una aproximación experiencial puede ser más efectiva que una aproximación analítica en manejar los efectos subsiguientes a un evento vital emocional negativo, y sus efectos se extienden aun en la fisiología del sueño.

Según los investigadores, la conciencia, expresión y experiencia de un evento doloroso que está asociado con una aproximación experiencial puede incrementar primariamente la actividad subcortical y simpática. Después del procesamiento repetido y re-experiencia del evento emocional en la aproximación experiencial, la actividad simpática puede de hecho disminuir (Mendolia & Kleck, 1993).

Conclusión
En el procesamiento y recuperación de una experiencia vital dolorosa negativa como pasa regularmente en la vida diaria, puede ser adaptativo moverse de un nivel teórico abstracto o externo narrativo al nivel de la experiencia afectiva personal inmediata. La conciencia y apertura experiencial para la propia experiencia y significado afectivos de uno parecer ser adaptativo en el procesamiento de experiencias dolorosas de fracaso, aun en el nivel implícito indirecto de la fisiología del sueño.

Vandekerckhove M., Kestemont J., Weiss R., Schotte C., Exadaktylos V., Haex B., Verbraecken J., & Gross J. J. (2012). Experiential Versus Analytical Emotion Regulation and Sleep: Breaking the Link Between Negative Events and Sleep Disturbance. Emotion, 12 (6). pp. 1415-1421.


Comentario

Bien, esta fue nuestra entrada de aniversario :) Como vimos, los autores quisieron mostrar que una estrategia para la regulación emocional conocida como "aproximación experiencial" (basada en la vivencia de la emoción) era más efectiva que una "aproximación analítica" (basada en el pensamiento y el análisis cognitivo) para mejorar la experiencia después de vivir una situación negativa o estresante, así como también para "mejorar" la fisiología del sueño. Es decir, después de enfrentarse a una experiencia poco agradable (como que le digan a uno que no hizo bien unas pruebas de inteligencia que predicen el éxito profesional futuro ¬¬) tuvieron mejor calidad de sueño y se sintieron mejor los participantes que experimentaron nuevamente la emoción de esa situación, que quienes se pusieron a pensar en las peros, paras y porqués de la situación.

En síntesis, estos investigadores mostraron que hay una manera de romper la conexión entre eventos negativos y trastornos del sueño y es, precisamente, a través de la aplicación de estrategias experienciales de regulación de la emoción negativa. Esto es muy interesante porque es una esperanza para quienes sufren insomnio debido a depresión o a otras situaciones adaptativas o de estrés.

Podríamos, por último, pensar: ¿qué tan duradero es este efecto tanto en el nivel psicológico como en el de la fisiología del sueño? ¿Será efectivo en trastornos psiquiátricos como el trastorno depresivo mayor? ¿Se consigue el mismo efecto "sanador" pensando o hablando que escribiendo?

Ahora sí, por último...¡Feliz cumpleaños al blog! Hoy estamos cumpliendo nuestro primer añito de vida :D Muchas gracias a todos los que están conectados con esta información. ¡¡Ha sido una experiencia maravillosa poder compartir todas estas ideas valiosas!! ¡¡Y que vengan muchos años más!!


¿Te gustó o te pareció interesante esta información? Seguramente, a alguien que conoces, también. ¡No dudes en compartirla!

¿Sugerencias? --> Escríbenos
¿Más información? --> Facebook