Compartir

jueves, 31 de octubre de 2013

¿Qué áreas cerebrales se "activan automáticamente" con sólo observar situaciones emocionales o sociales?

Empatía.
Imagen tomada de www.decrecimiento.info
La empatía, esa difícil cualidad de ponernos en los zapatos de los otros, ¿es algo que se da si hacemos "el esfuerzo" de pensar en los sentimientos de otros? O, por el contrario, ¿es algo que se da de manera "automática"? 

Gracias a los avances en neurociencia cognitiva y, más específicamente, en resonancia magnética funcional, se puede tener conocimiento de qué sucede en nuestro cerebro mientras observamos situaciones en las que se puede generar empatía. Es una cuestión bastante compleja y difícil de abordar. Sin embargo, Ulrike M. Krämer, Bahram Mohammadi, Nuria Doñamayor, Amir Samii y Thomas F. Münte se dieron a la tarea de tratar de responderla. Estos investigadores publicaron en 2010 los hallazgos de su estudio, el cual trató acerca de los aspectos cognitivos y emocionales de la empatía y su relación con la cognición social. Veamos qué encontraron en su estudio y cómo lo realizaron.

Introducción
Krämer et al. citan a Jean Decety y colegas, quienes han definido los siguientes como los componentes principales de la empatía: (i) una respuesta afectiva al sentimiento de otra persona, lo cual puede o no conllevar compartir el estado emocional de otro, (ii) la capacidad cognitiva de tomar la perspectiva de otro y (iii) los mecanismos regulatorios que dan cuenta de los orígenes de los sentimientos (sí mismo vs. otro) (Decety & Jackson, 2004).

Posteriormente, Krämer et al. explican que, basado en trabajo previo sobre la "hipótesis de la percepción-acción" (o sea, la idea de que la percepción y la acción están representadas en redes cerebrales compartidas (Prinz, 1997; Rizzolatti & Arbib, 1998)), el "modelo percepción-acción" tiene la hipótesis de que la observación del estado emocional de otra persona activa las representaciones del observador de ese estado, situación y persona en una forma obligatoria, automática. El modelo percepción-acción predice que los procesos emocionales y cognitivos relacionados con la empatía son generados automáticamente por la observación de los estados emocionales de otros (Preston & de Waal, 2002). Krämer et al. aclaran que, de acuerdo con Preston & de Waal, "automáticamente" significa: "que sigue el curso, a menos que sea controlado o inhibido", es decir, "no requiere un esfuerzo o procesamiento consciente".

Objetivo
Krämer et al. se propusieron con este estudio clarificar el sustrato neural de la percepción y el entendimiento de las emociones de otros como componente primario de la empatía (según lo definen Decety & Jackson, 2004).

Método
Diecisiete voluntarios sanos (11 mujeres, edad promedio: 27,8 años, DE: 4,8) participaron en el estudio. Mientras eran escaneados en un resonador de 3 Tesla, a los participantes se les presentaron: 
(a) Situaciones sociales emocionalmente negativas que implicaban dos personas. 
(b) Situaciones sociales emocionalmente neutrales que implicaban dos personas. 
(c) Situaciones emocionalmente negativas que implicaban una persona. 
(d) Situaciones emocionalmente neutrales que implicaban una persona. 
(e) Escenas con objetos solamente. 

Las emociones negativas representadas incluyeron: rabia, tristeza, dolor o ansiedad. A los participantes se les pidió que simplemente observaran las imágenes presentadas mientras eran escaneados. Posteriormente, debieron indicar si la figura era presentada en la misma orientación espacial que al principio o en espejo [esta tarea de reconocimiento era con el fin de ocultarles el verdadero propósito de la tarea, haciéndoles creer que era una tarea de memoria y no de empatía].

Después de la resonancia magnética, los participantes completaron el Índice de Reactividad Interpersonal (un cuestionario para medir empatía), el cual comprende cuatro subescalas de 7 ítems: toma de perspectiva, fantasía, preocupación empática y angustia personal.

Resultados
Al contrastar los estímulos de contenido emocional vs. contenido neutro (una o dos personas) se observaron activaciones en la parte dorsal de la corteza prefrontal (CPF) medial, la CPF ventromedial, la CPF ventrolateral izquierda y en el surco temporal superior izquierdo.

El contraste entre los estímulos que representan relación social vs. los que representan una persona mostraron activación en áreas previamente relacionadas con los circuitos neurales de la cognición social (Adolphs, 2003). Específicamente, se observó activación en la CPF medial, el polo temporal derecho, el giro temporal medio derecho, el surco temporal superior bilateralmente, el precuneus, la corteza prefrontal dorsolateral (giro frontal medio) y en el cuneus (lóbulo occipital).

Krämer et al. notaron que las activaciones mencionadas para emoción y para relación social se solapaban parcialmente: ambas condiciones mostraron activaciones en el STS izquierdo y en la CPF medial. Según los autores, este hallazgo sugiere que los procesos implicados en el entendimiento de las emociones de otros juegan un papel importante también en el análisis de las relaciones sociales.

Ilustración acerca de la importancia del surco temporal superior (STS) en la empatía. Como muestran los investigadores, la CPF medial también juega un papel crucial en el entendimiento de las emociones de otros, así como en el análisis de las relaciones sociales.

Al contrastar los estímulos de percepción de personas vs. percepción de objetos, los investigadores encontraron activación de áreas en la parte posterior del lóbulo temporal, bilateralmente.

Finalmente, los investigadores reportan una correlación negativa entre el efecto relacionado con la emoción en la CPF medial y el puntaje de los participantes en la subescala de angustia personal (= -0,54), de tal manera que los participantes sin tendencia a experimentar angustia y ansiedad en situaciones sociales mostraron mayor activación ante las situaciones emocionales en la CPF medial.

Discusión
Según Krämer et al. sus resultados mostraron:

(1) Una activación mayor para las imágenes emocionales (vs. neutras) en áreas previamente reportadas para los procesos emocionales relacionados con la persona (CPF ventromedial y ventrolateral) y en áreas tradicionalmente asociadas con procesos relacionados con teoría de la mente (STS y CPF medial).

(2) El efecto de la relación social en los circuitos neurales previamente señalados como de la cognición social (Adolphs, 2003), a saber, la CPF medial, el STS bilateral, el polo temporal derecho y el precuneus.

(3) Efectos de solapamiento para los contrastes de empatía y cognición social en el STS izquierdo solamente. Con base en estos hallazgos, los autores concluyen que sus datos sugieren que la simple observación de una persona (o personas) en un estado emocional activa regiones previamente relacionadas con procesos cognitivos tanto sociales como emocionales, aun sin dirigir la atención del observador explícitamente al estado mental de la persona [a la cual observa].

Conclusión
De acuerdo con el objetivo de su estudio -el cual era identificar los procesos neurales generados automáticamente cuando se observan las emociones de los otros-, Krämer et al. concluyen que estos datos proporcionan evidencia de que observar a otros en un estado emocional inicia automáticamente los procesos neurales en áreas prefrontales mediales, las cuales han sido implicadas tradicionalmente en tareas de cognición social que requieren esfuerzo cognitivo.

Krämer U.M., Mohammadi B., Doñamayor N., Samii A., Münte T.F. (2010). Emotional and cognitive aspects of empathy and their relation to social cognition-an fMRI-study. Brain Research, 1311. pp. 110-120.


Comentario
Bien, este fue nuestro artículo de…cualquier momento; digamos, la semana. Como vimos, este grupo de investigadores mostraron con su estudio que la activación en las regiones responsables de la cognición social y la empatía se da aun cuando no se le indique a los participantes que se centren en los aspectos sociales o emocionales de las situaciones que se les presenten. En otras palabras, este estudio muestra que las áreas cerebrales responsables del procesamiento de situaciones sociales y emocionales relacionadas con la empatía, se activan de manera automática, es decir, "siguiendo el curso" de la acción, sin necesidad de un esfuerzo.

En su estudio, los investigadores no utilizaron rostros o fotografías de situaciones reales, sino ilustraciones sencillas de situaciones emocionales o sociales. Precisamente, para evitar factores de confusión, relacionados con activación debida al procesamiento de rostros o de rasgos visuales tempranos. Con todo esto en mente, se puede decir que fue sobresaliente el "papel" del surco temporal superior, así como de la corteza prefrontal medial. La activación de estas dos áreas, tanto en situaciones sociales como emocionales, sugiere una interesante -y esperada- relación de procesamiento de ese tipo de estímulos.

Sin duda alguna, este estudio reporta hallazgos muy interesantes para el entendimiento de la cognición social. Por supuesto, la pregunta que a uno le queda es por qué es automática la activación en tales áreas. Si bien los autores aclaran que "automático" se refiere a "en el curso de la acción", ¿es también automática la activación en el sentido de "no consciente"? ¿O lo es en el sentido de "innato"? Finalmente, también es inevitable preguntarse cuál es el circuito completo, es decir, cómo interactúan las distintas áreas implicadas para realizar un juicio empático o experimentar la empatía.

Esperamos les haya gustado la entrada. ¡Hasta una próxima entrega!


¿Te gustó o te pareció interesante esta información? ¡No dudes en compartirla!

¿Inquietudes, comentarios o sugerencias? Puedes dejar un comentario debajo de esta entrada, enviarnos un mensaje o contactarnos a través de Facebook.

viernes, 25 de octubre de 2013

La ciencia del desarrollo en la infancia temprana

¡Hola, amigos del psiconeuroblog!

A continuación, compartimos con ustedes un mensaje muy interesante e inspirador sobre desarrollo en la infancia temprana. Este mensaje también lo pueden observar y escuchar directamente de su autor, Jack P. Shonkoff, director del centro para el niño en desarrollo (Center on the Developing Child) de la Universidad Harvard (Ver video).






"El desarrollo sano de los niños en edades tempranas de la vida, literalmente, proporciona una base precisamente para casi todos los problemas sociales difíciles que la sociedad afronta.

Lo que sabemos, no sólo a partir de la investigación comportamental y sobre desarrollo, sino ahora también a partir de los emocionantes descubrimientos  en neurociencia y biología molecular, es cuánto la experiencia temprana desde el nacimiento -de hecho, aun antes del nacimiento- literalmente se mete en nuestro cuerpo y moldea nuestras capacidades de aprendizaje, nuestros comportamientos y nuestra salud mental y física.

Básicamente, el cerebro se construye de abajo hacia arriba. Primero, el cerebro construye los circuitos básicos responsables de las habilidades básicas, y luego se construyen circuitos más complejos, encima de los circuitos básicos, a medida que desarrollamos habilidades más complejas.

Biológicamente, el cerebro está preparado para ser moldeado por la experiencia. Es con la experiencia con lo que un niño pequeño literalmente influencia la formación de sus circuitos cerebrales; está en nuestra biología.

La interacción entre genética y experiencia, que moldea la arquitectura cerebral, está embebida en las relaciones recíprocas que los niños tienen con los adultos. A lo que nos referimos es a la naturaleza de 'dar y recibir' propia de la interacción de los niños con los adultos. El desarrollo y el impacto de la experiencia en el desarrollo no es una calle de una sola vía, sino una interacción en dos vías.

El cerebro es un órgano altamente integrado, el cual tiene múltiples secciones que se especializan en diferentes procesos. Tenemos partes del cerebro que están implicadas más en la función cognitiva, otras partes que están implicadas más en el procesamiento de la emoción y partes implicadas en la visión y la audición. Entonces, si un niño es emocionalmente, digamos, "bien formado" y socialmente competente, se le posibilitará un aprendizaje más positivo y productivo. En cambio, si un niño tiene temores o ansiedades o enfrenta un alto nivel de estrés, no importa cuán intelectualmente dotado pueda ser, porque su aprendizaje va a estar alterado por esa clase de interferencia emocional. Entonces, cuando hablamos de desarrollo sano en los años tempranos y, particularmente, cuando hablamos acerca de preparar a los niños para que tengan éxito en la escuela, no podemos separar el desarrollo cognitivo del desarrollo social y emocional. No se puede concebir el uno sin los otros.

Todo el desarrollo se construye sobre lo que está antes, de manera que cuando los niños experimentan relaciones de crianza estables, eso impulsa el desarrollo de circuitos cerebrales sanos. Cuando los niños experimentan incertidumbre o inestabilidad o relaciones abusivas o negligentes, eso literalmente interrumpe los circuitos cerebrales a medida que se van construyendo. Con el tiempo, esto tiene un efecto de desgaste y entre más estrés o más causas de estrés se tenga y mayor sea la respuesta al estrés, más probable es que después se desarrolle una amplia gama de problemas. Eso puede afectar al sistema inmune o al sistema cardiovascular, por ejemplo. Por eso, el estrés excesivo de manera prolongada temprano en la vida está asociado con una alta prevalencia posterior, no sólo de problemas de aprendizaje y dificultades comportamentales, sino también problemas físicos y de salud mental.

Debido a que el cerebro es óptimamente flexible y plástico al principio de la vida, pero ya que desarrolla sus circuitos y los refina, entonces pierde algo de su flexibilidad, razón por la cual la intervención temprana es tan importante, ya que -como decimos frecuentemente- cuando se trata de los circuitos cerebrales, es mejor arreglarlo desde la primera vez que tratar de repararlo después".

-Jack P. Shonkoff


¿Te pareció útil o interesante esta información? Seguramente, a alguien que conoces, también. ¡No dudes en compartirla!

¿Quieres estar en contacto con nosotros? Puedes hacerlo dejando un comentario, escribiéndonos un mensaje o a través de nuestra página de Facebook.

lunes, 7 de octubre de 2013

Respuesta afectiva no consciente

¿Alguna vez te has preguntado si estar expuestos a estímulos negativos nos "predispone" a evaluar estímulos neutros de manera también negativa? ¿Qué tal si dicha exposición fuera "no consciente" o "subliminal"? Pues en 2013, Jorge Almeida, Petra E. Pejtas, Bradford Z. Mahon, Ken Nakayama y Alfonso Caramazza publicaron los resultados de un estudio en el que abordaron más o menos estas preguntas. Los estímulos con los que "predispusieron" a los sujetos fueron rostros; los estímulos evaluados fueron caracteres chinos. Cómo hicieron invisibles los rostros a los participantes estos investigadores o cómo respondieron los participantes a la predisposición, lo veremos a continuación.


Rostros escondidos. Imagen tomada de www.eyecanlearn.com

Introducción
Comienzan los autores explicando que nuestra habilidad para procesar los estímulos entrantes en términos de su contenido emocional y afectivo es automática y extremadamente robusta. Este procesamiento emocional y afectivo rápido y eficiente puede darse aun bajo estados de inconsciencia o de carga emocional.

Una técnica conocida como supresión continua con flash (Continuous Flash Suppression, CFS) induce estados de inconsciencia muy fuertes y prolongados. Sin embargo, según Almeida et al., a pesar de la inconsciencia completa y prolongada, los estímulos emocionales hechos invisibles a través de la CFS, cuando se comparan con estímulos no emocionales (faciales y no faciales), activan fuertemente estructuras límbicas, incluyendo la amígdala (conocida por procesar contenidos emocionales). Tal activación en respuesta a expresiones faciales bajo CFS ocurre a pesar de la ausencia cercana de activación específica al estímulo dentro de regiones inferiores y ventro-temporales selectivas para rostros, las cuales son conocidas por ser los aferentes principales a la amígdala. Los resultados en el procesamiento de expresiones faciales bajo CFS han mostrado que la información afectiva es rápida y automáticamente transmitida a la amígdala independentemente de la consciencia del participante y puede ser sólo mínimamente dependiente de la entrada desde la corteza (ventrotemporal) selectiva para rostros.

Almeida et al. añaden que, sin embargo, no se sabe si bajo estas condiciones la respuesta afectiva a expresiones faciales emocionalmente cargadas puede ser transferida a estímulos no relacionados que se presentan después. Esto se conoce como "priming afectivo no consciente" y se ha estudiado con el uso de técnicas de enmascaramiento que tienen marcas neurales y comportamentales distintas de aquellas presentadas por la CFS (por ejemplo, el enmascaramiento hacia atrás o backward masking).

Según los autores, en el nivel neural el procesamiento visual del estímulo suprimido parece ser distinto en las dos técnicas: 
(a) Bajo enmascaramiento hacia atrás (BM, por sus siglas en inglés), las regiones inferiores y ventro-temporales presentan niveles de activación en respuesta a estimulación visual. 
(b) Bajo supresión continua con flash o CFS, un conjunto de regiones parece mantener sus niveles de respuesta a ciertos tipos de estímulos (como la amígdala, ciertas regiones en el lóbulo parietal, el pulvinar y los colículos superiores), mientras otras sufren un marcado decremento en la respuesta neural (p. ej. la corteza temporal ventral). 
Las dos técnicas también han mostrado diferentes resultados comportamentales de priming con estímulos no afectivos.

Almeida et al. pensaron, entonces, que podían haber diferencias en cómo el afecto no consciente interactuaba con la toma de decisiones bajo estas dos técnicas y, en consecuencia, se hicieron varias preguntas, tales como: ¿podemos generar una respuesta afectiva a estímulos invisibles pero con valencia [afectiva] que pueden luego ser transferidos a objetivos neutrales no relacionados en situaciones en las cuales el procesamiento visual es muy limitado en las regiones preferentes al rostro en la corteza temporal ventral?, ¿puede tener consecuencias en el comportamiento, mientras al mismo tiempo no ser "notada" por los participantes, esta reacción afectiva? Finalmente, dado el sesgo dentro de la amígdala (y las vías putativas que sobrepasan a la corteza temporal ventral) para el procesamiento de emociones relacionadas con la amenaza, ¿sería más prominente para expresiones faciales de valencia negativa el priming afectivo no consciente bajo CFS?


Caracteres chinos. En este estudio se utilizaron caracteres chinos para estudiar si las emociones generadas por estímulos "invisibles" conscientemente (rostros que representaban emociones) se transferían a caracteres chinos neutrales (cuyo significado los participantes desconocían). Imagen tomada de http://incsip.edu.pe/blog.

Método
Los investigadores pidieron a los participantes calificar, con base en sus primeras impresiones, cuánto les gustaba una serie de elementos nuevos (caracteres chinos). Sin que lo supieran los participantes, una figura -"invisible" a través de la técnica de CFS en el experimento 1 y a través de la técnica de BM en el experimento 2- se presentó previamente a cada objetivo (o sea, una figura de primacía [priming] se presentó antes del carácter chino). Esta figura de primacía podía ser un rostro feliz, un rostro enojado, un polígono o una imagen de ruido [pero el participante no la podía ver claramente porque estaba escondida a través de esas técnicas]. Los dos primeros tipos de estímulo fueron los experimentales y fueron usados para evaluar una respuesta afectiva positiva o negativa, respectivamente. Las otras dos condiciones de primacía se usaron como control: los polígonos se usaron como primacía "irrelevante" y las imágenes de ruido se usaron como condición de "no primacía".

Veintiocho estudiantes de pregrado, diestros, participaron en los dos experimentos. Ocho rostros enojados y ocho felices (cuatro rostros masculinos y cuatro femeninos bajo ambas expresiones emocionales), 8 polígonos y 8 imágenes de ruido fueron usadas como estímulos de primacía. Cada elemento de primacía fue presentado cinco veces a lo largo del experimento. Los estímulos objetivo fueron 120 caracteres chinos.

Cada experimento consistió en dos tareas independientes: la tarea experimental, que requirió a los participantes realizar juicios de preferencia sobre los elementos nuevos (caracteres chinos) y una tarea de discriminación de primacía, la cual se realizó inmediatamente después de la tarea experimental. En la tarea experimental a los participantes se les pidió calificar en una escala de 1 a 5, y con base en sus primeras impresiones, cuánto les gustaba una serie de caracteres chinos.

En el experimento 1, los investigadores usaron CFS para suprimir las figuras de primacía (presentadas por 100 ms), luego la misma figura se presentaba con el otro patrón de ruido (100 ms), seguido por el carácter chino objetivo (presentado por 2000 ms). A los participantes se les pidió contestar mientras el dibujo objetivo estaba en la pantalla.

En el experimento 2, los investigadores usaron BM para volver invisibles los dibujos. El experimento fue prácticamente el mismo que el anterior.

La tarea de discriminación de primacía midió el grado en el cual los participantes se dieron cuenta de cuáles eran las imágenes de primacía. Específicamente, los participantes debían decir si "creían" que los estímulos presentados eran rostros. Los autores usaron criterios estrictos para incluir sujetos en los análisis, con el fin de asegurar que la reacción afectiva era realmente generada por los estímulos de primacía invisibles y no que fuera procesada conscientemente.

Resultados
De acuerdo con las calificaciones estandarizadas que dieron los participantes, la presencia de las imágenes de primacía influyeron las calificaciones de cuánto les gustaban los caracteres chinos neutrales presentados. Esta influencia se expresó de manera distinta en cada experimento: en el experimento 1, en el cual los estímulos de primacía fueron presentados bajo CFS, los juicios de cuánto gustaban los caracteres fueron significativamente más negativos cuando éstos eran precedidos por rostros enojados; en el experimento 2, en el que se usó BM, los estímulos de primacía que consistían en rostros felices generaron calificaciones de gusto por encima de la media, mientras que los rostros enojados generaron calificaciones de gusto por debajo de la media. De manera importante, la calificación no estandarizada de cuánto gustaban los caracteres chinos fue alrededor de 3, lo que significa que los caracteres chinos fueron considerados neutrales, en general. Finalmente, los investigadores aclaran que los participantes que fueron incluidos en el análisis principal no experimentaron ninguna ventaja consciente de los estímulos visuales de primacía (ni para BM ni para CFS).

Discusión
En dos experimentos, los autores mostraron que a pesar de la fuerte supresión visual evocada por la CFS, los estímulos de primacía que representaban expresiones faciales, de hecho generan una respuesta afectiva que influye sobre la manera en la cual reaccionamos a nuestro entorno. Los estímulos de primacía de rostros enojados influyeron sobre las calificaciones de gusto sobre los elementos nuevos neutrales, volviéndolos subjetivamente más negativos. Esta respuesta afectiva no consciente -o, al menos, su efecto modulador sobre cómo los participantes evaluaron objetos nuevos aparentemente neutrales- estuvo restringida a rostros de primacía que expresaban emociones relacionadas con la amenaza (como el enojo). 

Sin embargo, cuando las expresiones faciales fueron vueltas invisibles con una técnica que impuso menos restricciones de procesamiento cortical selectivo (el enmascaramiento hacia atrás, BM), ambos rostros de primacía, felices y enojados, influyeron sobre las calificaciones de gusto de los participantes, sugiriendo una respuesta afectiva más general en este caso.

Bajo CFS, hay un procesamiento muy limitado de la información relacionada con elementos de primacía, particularmente dentro de las regiones centrales temporales. La información relacionada con los estímulos de primacía pueden utilizar sólo vías de procesamiento que son más resistentes, y quizás bien establecidas. Por otro lado, bajo BM, la información fluye hacia diferentes regiones neurales. Esta supresión menos selectiva puede ser responsable por el efecto afectivo generalizado que se obtiene. 

Ellos se preguntan por qué la CFS puede ser específica a la amenaza. Bajo la CFS, el procesamiento dentro de las regiones temporales centrales -algunas de los aferentes más importantes a la amígdala- parece estar altamente interrumpido. De este modo, la amígdala procesará la información que se origine desde vías alternativas, por ejemplo desde la ruta retinotectal [desde la retina a los colículos superiores], ya que esta ruta ha sido fuertemente vinculada a la detección rápida y eficiente de las amenazas en el entorno. Según ellos, sus resultados muestran que la información sobre las expresiones faciales pueden sobrepasar fuertes estados de supresión visual (tales como aquellos inducidos por la CFS).

Conclusión
Los investigadores concluyen que las expresiones faciales presentadas bajo fuertes estados inducidos de inconsciencia (como los generados por la CFS) pueden generar reacciones afectivas gruesas que modulan nuestras impresiones y juicios sobre el medio ambiente circundante. De manera interesante, esta reacción afectiva no consciente está restringida a emociones relacionadas con la amenaza (como la ira): los rostros enojados suprimidos por medio de la CFS generaron un sesgo hacia evaluaciones más negativas de objetos neutrales nuevos. Finalmente, Almeida et al. explican que este efecto específico a la amenaza podría ser guiado por el hecho de que bajo la CFS puede haber un sesgo de procesamiento hacia la ruta retinotectal putativa desde la retina a la amígdala (o hacia regiones de la corriente dorsal y corteza orbitofrontal) que sobrepasa la vía lenta pero detallada geniculo-estriada. 

Referencia:
Almeida J., Pajtas P. E., Mahon B. Z., Nakayama K., & Caramazza A. (2013). Affect of the unconscious: Visually suppressed angry faces modulate our decisions. Cogn Affect Behav Neurosci, 13. pp. 94 - 101.


Comentario
Bien, este fue nuestro artículo después de mucho tiempo de "silencio" (estos tiempos de ahora dejan muy poco tiempo). En fin. Con este artículo quisimos dar a conocer la utilidad de dos técnicas que permiten estudiar el procesamiento no consciente de información; en este caso, de información afectiva, como lo es la presentación "invisible" de rostros que expresan ciertas emociones. Estas técnicas son la supresión continua con flash y el enmascaramiento hacia atrás. Utilizando una de estas técnicas (la de supresión), estos investigadores encontraron que "predisponer" a los sujetos con información negativa (como lo son rostros enojados) puede afectar negativamente cómo se juzgan estímulos neutros presentados posteriormente, haciendo que los sujetos perciban estos estímulos como negativos. Con la otra técnica (la de enmascaramiento), los estímulos neutros se perciben como más positivos (cuando el estímulo con el que se predispone es un rostro alegre) o como más negativos (cuando el estímulo con el que se predispone es un rostro enojado) que la media. Por tales hallazgos, los investigadores concluyen que las expresiones faciales "invisibles" -o presentadas de manera que no sean percibidas conscientemente por los sujetos- pueden generar reacciones afectivas que modulan (o sesgan) nuestros juicios sobre el entorno. De manera interesante, esta reacción está restringida a emociones relacionadas con la amenaza, como la ira.

Por último, así como para reflexionar, ¿será que esta "predisposición" o priming es más fuerte cuando es procesada no conscientemente que cuando lo es conscientemente? ¿Habrán diferencias individuales en la fuerza de la predisposición? ¿Se podrá entrenar? Muchas ideas nos quedan después de conocer este interesante estudio...¡Hasta pronto!


¿Te gustó o te pareció interesante esta información? Seguramente a alguien que conoces, también ¡No dudes en compartirla!

¿Dudas, comentarios o sugerencias? Escríbenos un mensaje privado o contáctanos a través de Facebook o Twitter.