Compartir

sábado, 9 de febrero de 2013

Síntomas de TDAH en adultos sanos

Martine Hoogman, Mark Rijpkema, Luc Janss, Han Brunner, Guillen Fernandez, Jan Buitelaar, Barbara Franke y Alejandro Arias-Vásquez publicaron en 2012 en PLoS ONE un artículo sobre la relación entre síntomas auto-reportados de déficit de atención e hiperactividad y el volumen total cerebral en adultos sanos. Veamos un poco más de cerca en qué consistió su trabajo.

Introducción
Comienzan Hoogman et al. afirmando que los estudios de volumetría cerebral en pacientes adultos con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) principalmente reportan reducciones en el volumen cerebral en la corteza prefrontal, el núcleo caudado y la amígdala, así como un incremento marginal del volumen del núcleo Accumbens.

Basándose en el hecho de que actualmente el TDAH es considerado el extremo de un continuum del comportamiento en la población (Chen et al., 2008), afirman que la dimensionalidad de los síntomas del TDAH en la adultez aún no ha sido investigada.

Por eso, con el fin de entender mejor la neurobiología del TDAH, Hoogman et al. se propusieron estudiar la asociación entre un constructo biológico del TDAH -el volumen cerebral- y los síntomas actuales de TDAH auto-reportados, en una población adulta.

En su estudio participaron 652 sujetos sanos entre 18 y 35 años, a quienes se les hizo una resonancia magnética estructural. En general, 37 sujetos (5,6%) reportaron 6 o más síntomas de hiperactividad o inatención (siendo 6 el criterio umbral para el diagnóstico de TDAH por el DSM-IV-TR). El volumen total cerebral fue definido como la suma del volumen de sustancia gris más el volumen de sustancia blanca.

Hallazgos
Hoogman et al. encontraron que el número total de síntomas auto-reportados de TDAH se asociaba significativamente con el volumen total cerebral, de manera tal que a mayor número de síntomas auto-reportados, menor el volumen cerebral. La variación en el volumen total cerebral se explicó principalmente por los síntomas de inatención y no por los de hiperactividad. La asociación entre volumen cerebral y síntomas reportados no se explicó por el nivel educativo. Adicionalmente, ni el total de volumen de la sustancia gris ni el de la sustancia blanca -por separado- estuvieron asociados con el número de síntomas auto-reportados de TDAH.

Al agrupar a los participantes con base en los criterios del DSM-IV-TR en (1) más de 6 síntomas auto-reportados de TDAH y (2) umbral conocido de alteración (de 4 a 5 síntomas auto-reportados) y al compararlos con (3) sujetos con menos de 3 síntomas auto-reportados, se encontraron diferencias significativas entre grupos en cuanto a volumen cerebral, lo cual indica que el umbral de reducción del volumen cerebral puede coincidir con el umbral de alteración funcional en pacientes.

Conclusión
Según Hoogman et al., su estudio muestra que:
(a) Síntomas actuales de TDAH en adultos sanos, evaluados a través de auto-reporte como un continuum en la población y, por tanto, ampliamente independientes de la enfermedad o el tratamiento, tienen un sustrato neurobiológico: volumen cerebral total reducido.
(b) Dicho sustrato es global y no localizado en el cerebro.
(c) El umbral de alteración (clínica) coincide con el umbral de reducción del volumen cerebral en pacientes.

Los autores indican, por ejemplo, que (b) sugiere que son mecanismos generales -y no de áreas específicas- los que afectan el desarrollo del cerebro en cuanto a número de neuronas, número de neuritas y conexiones neuronales.

Finalmente, Hoogman et al. sugieren que sería muy útil investigar si el volumen total cerebral también está asociado con síntomas de otros trastornos psiquiátricos o si esta asociación es, en cambio, específica a síntomas de TDAH.

Hoogman, M., Rijpkema, M., Janss, L., Brunner, H., Fernandez, G., Buitelaar, J., Franke, B., Arias-Vásquez, A. (2012). Current Self-Reported Symptoms of Attention Deficit/Hyperactivity Disorder Are Associated with Total Brain Volume in Healthy Adults. PLoS ONE, 7(2):e31273.

Comentario
Bueno, esta fue la presentación del artículo de hoy. El mensaje principal que nos dejan Hoogman et al. es la reafirmación de la visión de la Psicología clínica y Psiquiatría de hoy en día: la psicopatología es un continuum; es dimensional y no categórica. En otras palabras, todos tenemos un poco más o un poco menos de psicopatología; como en una escala de grises, no existen sólo dos estados sino infinitas posibilidades. 

Otro mensaje importante con el trabajo de Hoogman et al. es que -por alguna razón- los síntomas de TDAH (en especial los de inatención) se relacionan con una reducción generalizada del volumen cerebral, la cual, además, no se explica por otras variables como el nivel de escolaridad. ¿Los síntomas de TDAH causan el volumen cerebral reducido o es el volumen cerebral reducido lo que causa los síntomas de TDAH? Del estudio no se puede inferir esta respuesta. ¿Es específica al TDAH dicha reducción de volumen? Tampoco se reporta aquí, de hecho es lo que los autores sugieren que se haga en futuros estudios. ¿Desde cuándo iniciaría la reducción del volumen cerebral? ¿Sigue reduciéndose toda la vida? ¿Cuál es la tasa de reducción? En fin, muchas preguntas nos quedan rondando luego de conocer este hallazgo.


¿Se te ocurren más preguntas? ¿Ideas? ¡Compártelas!

1 comentario:

  1. Aprender cosas así siempre ayudan para mejorar el tratamiento y conseguir mejoras cada día para las personas con tdah, me ha servido mucho tu artículo

    ResponderEliminar