Compartir

lunes, 18 de febrero de 2013

El sexo del cerebro: primera parte

En 2007 Dick F. Swaab publicó una revisión acerca de la diferenciación sexual del cerebro y el comportamiento. Con frecuencia se discute en círculos sociales del "problema" de si aspectos de la sexualidad (como la orientación sexual, etc.) nacen o se hacen. Con esta revisión tenemos una perspectiva más sustentada de que durante el desarrollo fetal "se deciden" muchos de tales aspectos. Veamos la primera parte.

Introducción
El abstract del artículo de Swaab es bastante claro e ilustrativo. Por eso lo traeré a colación para que nos hagamos una idea global del tema que él aborda y podamos entender mejor lo que nos explica.

Durante el período intrauterino, el cerebro humano se desarrolla hacia la dirección masculina a través de la acción directa de la testosterona en un niño y hacia la dirección femenina a través de la ausencia de esta hormona en una niña. Durante este tiempo se programan la identidad de género (sentirse hombre o mujer), la orientación sexual y otros comportamientos. 

Ya que la diferenciación sexual de los genitales se da en los primeros dos meses de gestación y la diferenciación sexual del cerebro comienza durante la segunda mitad, estos dos procesos pueden ser influenciados de manera independiente, resultando en la transexualidad. Esto significa también que en el caso de género ambiguo al nacer, el grado de masculinización de los genitales puede no reflejar el mismo grado de masculinización del cerebro. Finalmente, se han encontrado diferencias en estructuras y funciones cerebrales relacionadas con la orientación sexual y el género.

Hormonas sexuales y desarrollo del cerebro
Durante el desarrollo fetal, el cerebro es influenciado por hormonas sexuales como la testosterona, los estrógenos y la progesterona. Desde los estadios más tempranos del desarrollo del cerebro fetal, muchas neuronas de todo el sistema nervioso ya tienen receptores para estas hormonas.

En los niños (varones) hay dos períodos durante los cuales los niveles de testosterona son altos: 
(1) En la mitad del embarazo (12 a 18 semanas); ya a las semanas 34-41 los niveles son 10 veces más altos que en niñas. Y,
(2) En los primeros tres meses después del nacimiento. El nivel de testosterona en niños en este momento es igual de alto a como será en la adultez. 

Swaab añade que se piensa que esos dos picos fijan el desarrollo de estructuras y circuitos en el cerebro por el resto de la vida de una persona. Ya durante la pubertad, la elevación de los niveles hormonales "activarían" aquellos circuitos que fueron formados durante el desarrollo, permitiendo la expresión de los patrones y trastornos -que se habían originado mucho más temprano en el desarrollo-.

Según Swaab, se piensa que la interacción entre las hormonas y las neuronas en desarrollo es la base de las diferencias sexuales de la estructura cerebral y, por ende, del comportamiento, la identidad de género (la sensación de ser hombre o mujer), el rol de género (comportarse como hombre o mujer en una sociedad), la orientación sexual (ser heterosexual, homosexual o transexual) y las diferencias sexuales relacionadas con la cognición y el comportamiento agresivo.

Como la diferenciación sexual de los genitales tiene lugar mucho más temprano en el desarrollo (en los primeros dos meses de embarazo) que la diferenciación sexual del cerebro (que comienza en el segundo semestre de embarazo y se hace explícito hacia la adultez), añade Swaab, estos dos procesos pueden ser influenciados de manera independiente, lo cual puede resultar en que algunas personas con órganos sexuales masculinos se sientan mujeres o viceversa (un fenómeno llamado transexualidad).

El ambiente social tiene un efecto pequeño en las diferencias sexuales en la cognición y la agresión
Una diferencia comportamental estereotípica entre niños y niñas es el comportamiento en el juego. En él los niños se caracterizan por ser más activos y rudos. Sin embargo, si las niñas están expuestas a demasiada testosterona en el vientre, como sucede en la hiperplasia suprarrenal congénita, tienden a escoger a niños como compañeros de juego y a jugar preferiblemente con juguetes para niños. Además, explica Swaab, las niñas con este síndrome tienen una probabilidad mayor de ser lesbianas o transexuales.

De acuerdo con lo que sucede en dicho síndrome, Swaab concluye que, en apariencia, la exposición a niveles altos de hormonas masculinas tiene efectos importantes y duraderos sobre el comportamiento; además, que las diferencias sexuales que se revelan a través de los dibujos que hacen los niños son determinadas por las hormonas en el vientre, y no por lo que la sociedad después les impone.

Añade Swaab que la "imposibilidad" para hacer que alguien cambie su orientación sexual es un argumento mayor contra la importancia del entorno social en la emergencia de la homosexualidad, así como contra la idea de que la homosexualidad es la elección de un estilo de vida. Swaab agrega que se han descrito cambios en la orientación sexual durante la adultez -p. ej. de heterosexualidad a pedofilia- pero sólo en casos de tumores cerebrales en el hipotálamo y en la corteza prefrontal.

Factores neurobiológicos de la diferenciación sexual del cerebro
Para ilustrar dichos factores, Swaab recurre al ejemplo del síndrome de insensibilidad a los andrógenos, el cual es causado por mutaciones en el gen para receptor de andrógenos. Las personas con dicho síndrome, a pesar de su masculinidad genética (XY), se desarrollan como mujeres fenotípicas y experimentan su orientación sexual como "heterosexuales".

La acción directa de la testosterona sobre el desarrollo del cerebro en varones es de importancia crucial para el desarrollo del género masculino y de una orientación heterosexual.

Transexualidad
Swaab recuerda que la transexualidad está caracterizada por una convicción de haber nacido en el "cuerpo equivocado". Cuando hay problemas de género, éstos generalmente se comienzan a mostrar desde temprano en el desarrollo. Sin embargo, no hay que confundir la transexualidad con algunos problemas de identidad de género en la infancia -debido a otras causas, p. ej., ambientales- en cuyos casos sólo el 23% conllevan a transexualidad en la adultez.

Swaab menciona, en general, algunos factores que pueden ocasionar problemas de género:

-Factores genéticos: como anormalidades cromosómicas, polimorfismos de genes que codifican los receptores Alfa y Beta de estrógenos y la aromatasa.
-Anormalidades en los niveles hormonales durante el desarrollo temprano.
-Mujeres con epilepsia a quienes se les prescribió fenobarbital o difantoina durante el embarazo también tienen un riesgo incrementado de dar a luz a un niño transexual. Ambas sustancias cambian el metabolismo de las hormonas sexuales y pueden actuar sobre la diferenciación sexual del cerebro del niño.
-Mujeres medicadas con dietilestilbestrol durante el embarazo pueden generar transexualidad en el niño en un 35,5% de los casos y un problema de género en un 14,3%.
-De manera interesante, no hay indicaciones de que los factores sociales posnatales puedan generar transexualidad.

La transexualidad y el cerebro
Debido a que la diferenciación de los órganos sexuales y la diferenciación sexual del cerebro tienen diferentes tiempos, es posible que ambos tipos tomen rutas distintas ante la influencia de ciertos factores.

Swaab y otros han encontrado una diferencia sexual muy clara en el núcleo central del núcleo del lecho de la estría terminal (stria terminalis; cLET), una estructura cerebral que, en ratas, está implicada en muchos aspectos del comportamiento sexual y que también puede ser estudiada en humanos. Específicamente, Swaab y otros han encontrado que:

-En los hombres esta área tiene dos veces el tamaño que en mujeres y contiene dos veces más neuronas para la hormona somatostatina.
-En transexuales "hombres a mujeres" el núcleo central del núcleo del LET es completamente femenino.
-El tamaño del cLET y el número de neuronas se asocian más con el género al que los transexuales sienten que pertenecen que con el sexo de sus órganos sexuales o el que dice en su acta de nacimiento.

Swaab aclara que la diferencia sexual del núcleo central del LET que se aprecia en su volumen se empieza a notar hasta la adultez temprana. Por lo tanto, dicha diferencia sexual neuroanatómica no podría hacer parte de un diagnóstico temprano de la transexualidad.


¡Continúa en la entrada de mañana! Lo que sigue: "Orientación sexual", "Orientación sexual y el cerebro" y "Conclusiones".

7 comentarios:

  1. sobre masculinización del cerebro

    ResponderEliminar
  2. Es un artículo interesante, pero se han cometido errores graves en la diferenciación entre orientación sexual, identidad sexual e interés sexual.
    La transexualidad no es una orientación sexual, así como tampoco lo es la pedofilia.
    La transexualidad es la identidad sexual y la pedofilia es un interés sexual.
    No existen niños transexuales, sino transgéneros, ya que la transexualidad es el término utilizado para hablar de personas que han pasado el proceso de reasignación de sexo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Claudia. Muchas gracias por tu visita y tu comentario :) Muy acertado y muy importante lo que dices. Se ve que sabes de la materia. Súper.

      Sin embargo, hay que considerar también varios puntos con respecto al artículo: el primero y más importante es que el objetivo principal del artículo no es puntualizar conceptos sino revisar el tema del "cerebro sexual". Segundo, que los conceptos evolucionan y se precisan con el tiempo (y esto fue escrito hace ya más de 7 anios). Tercero, la pedofilia no es un interés sexual, sino una desviación, pero lo que el autor quiere expresar es que se cambia el "objeto" sexual (por eso dice cambio de "orientación", en el sentido de "dirección"). Cuarto, lo que el autor pretende decir con "ninos transexuales" no es que existan tales, sino que se refiere a los que serán adultos transexuales (incluso habla de bebés y eso sí que ni pensarlo ;) cito: "...difantoina durante el embarazo también tienen un riesgo incrementado de dar a luz a un niño transexual").

      De cualquier manera, ten la plena confianza de que el autor de este artículo (Dick Swaab) es una autoridad en la materia y sus ideas y argumentos pueden considerarse válidas y confiables ;)

      Nuevamente muchas gracias por tu gran aporte!

      Un caluroso saludo!

      P.D.: Perdón por los errores ortográficos. El teclado no me permite escribir mejor ;)

      Eliminar
    2. Agradecería proporcionarnos la referencia de los estudios científicos referente al fenobarbital y el transexualismo.

      Eliminar
  3. Pues que bien encontrar un artículo de este tipo y corroborar, en mi caso, que no estoy enferma por ser transgénero, que mi cerebro siento y siempre he sentido que es femenino y eso lo defenderé hasta el dia que me muera,,,,le pese a quien le pese!!!!!!

    ResponderEliminar